Empanada Gallega: Bar Villanueva

Mi espía gastronómica, mi Garbo, había obtenido información muy valiosa sobre un lugar recomendable donde comprar buenas empanadas gallegas. Siempre a la búsqueda de la mejor de ellas, había recibido datos sobre el Bar Villanueva en San Xoan de Poio, a unos veinte minutos en coche de Vigo. Ya que íbamos a pasar la Semana Santa por allí, hace unos días nos decidimos a llamar para reservar con la suficiente antelación una de esas clásicas masas rellenas de cosas casi siempre muy gallegas y a veces sorprendentes. Las hay de bonito, las hay de carne, de chocos, de bacalao, de xoubas (sardinillas) en temporada de verano, e incluso de berberechos o zamburiñas (sin cáscara, sí!). La extraña conversación telefónica que mantuvimos con el propietario del bar en cuestión ya nos hizo intuir lo peculiar –por decir algo- del lugar. Al final del diálogo sospechábamos que sí, en efecto, había quedado hecha la reserva… aunque ya se sabe que en algunos casos, en la Galicia profunda, la certeza no existe.

Hoy hemos ido a recoger LA EMPANADA. La empanada en mayúsculas, con una calidad inversamente proporcional a la del local donde las venden. Entrar en el Bar Villanueva es entrar en otra dimensión. En una carretera-calle dentro del municipio de San Xoan de Poio, en los bajos de una casa, uno de los míticos carteles de Coca-Cola anuncian la existencia del establecimiento. Mientras la señora de la casa limpia con una manguera los exteriores, enfundada en pijama, bata y zapatillas de estar por casa, el señor atiende, detrás de la barra, a los locos como nosotros que nos acercamos a recoger los pedidos. Ni un solo cliente. Sólo cuatro mesas de madera, con sus correspondientes sillas y un billar en el centro rellenan el bar, gigante y desangelado. Las ventanas abiertas dejan entrar el aire y el frío del exterior. El papel de las paredes, con estampados diferentes en cada zona, da un aire setentero algo dudoso. Bareto galego con todas las de la ley.
Nos han entregado la empanada metida en una fuente de aluminio y un cartón recortado, colocado en la parte inferior, para absorber el aceite. Mientras volvíamos a Vigo el olor en el coche era un buen presagio. Y sí, cuando la hemos probado hemos coincidido con nuestras fuentes: una de las mejores empanadas que hemos comido. Que lo diga yo no tiene mérito porque no he podido degustar muchas de ellas a lo largo de mi vida. Pero mi Garbo y su familia son auténticos expertos empanaderos y han coincidido en ello. Crujiente por fuera, con un buen sofrito y zamburiñas contundentes.

Definitivamente, las mejores empanadas se encuentran en los sitios más insospechados. En Galicia, si pasáis por un bar de carretera con mala pinta… preguntad si las hacen y arriesgaos. El Villanueva, desde luego, es para apuntarlo en la libreta de recomendaciones.

Bar Villanueva.

Avda. Doctor Martínez, 37. POIO (PONTEVEDRA)

986770804

Precio: empanada de zamburiñas 30 x 45 cm, 45 euros

20120406-220452.jpg

Advertisements

Etiquetes:

One response to “Empanada Gallega: Bar Villanueva”

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: