Menú de mediodía en La Pubilla… nada de “clinck!”

La Pubilla. Plaça de la Llibertat, 23. Barcelona. Menú de mediodía: 14€. 93 218 2994

Por suerte, en Barcelona, cada vez es más fácil escapar de lo que mi acompañante en esta ocasión define como “menús de clinck!”, menús de platos recalentados en el microondas. Como ejemplo, esos guisantes de bote echados en el plato acompañados simplemente de unos tacos de dudoso jamón de oferta y de paquete, todo removido e introducido en la máquina de las ondas mágicas, que calienta más por fuera que por dentro y de forma poco uniforme. O ese lomo a la plancha cual suela de zapato, con “guarnición” (?) de patatas fritas que recorren en pocos segundos, con tristeza y resignación, el trayecto entre el congelador y la freidora. O ese yogur marca blanca comprado en botes de quilo, echado en un par de cucharadas en un bol y aderezado con un par de frutos secos, no más. Auténtico horror.

Afortunadamente, como decía, cada vez hay más opciones para evitar estos menús infames. En Gracia, desde hace ya unos años, una de las opciones es La Pubilla, bar restaurante especializado en “esmorzars de forquilla” de los que ya hablé en otra ocasión. Hace unas semanas, por fin, pude probar el menú de mediodía, a 14€, más que digno. Empezamos con una Ensalada, servida en un pequeño bol, con unas tostadas de pan, jamón de pato, unos espárragos y manzana. ¡Qué lejos de esas tristes hojas de iceberg con tres aceitunas y un poco de atún desmigado que venden en algunos bares como ensalada! Se agradece el punto de distinción que puede convertir una simple ensalada de menú de mediodía en algo ligero y apetecible.

foto (5)

Me sorprendió gratamente la Menestra de otoño. Por el caldo que acompañaba a las verduras y por la composición de producto de temporada. Simples hortalizas en un buen punto de cocción. Reconfortantes.

foto (1)

De segundo, mi acompañante optó por otro primer plato, Arroz con costilla y nabo. Aspecto y olor en sintonía con su buen sabor, en conjunto. Un arroz simple, de nuevo, pero muy digno para un plato de menú. “El jueves, paella”, no es necesario (entre otras cosas porque la mayoría de las veces esa paella es un atentado contra la propia palabra).

ARROS PUBILLA

 

Onglet de ternera con setas y puré de patata. ¡Riquísimo! Tierna la carne de ternera (es una parte jugosa que sobresale de la entraña), sabrosos el jugo y las setas, y muy buena la combinación de todos los elementos.

CARN PUBILLA

Para terminar, Plátano caramelizado. No es un gran postre, pero sin duda está mucho más trabajado y miles de veces mejor que los platos dulces que encontramos en cualquier menú de microondas. Pequeño apunte: no entendí demasiado la hoja de menta decorativa (si el cocinero quiere integrarla en el plato, mejor cortada y esparcida por el conjunto de  la fruta, si es un mero elemento decorativo, resulta un poco cutre). Yo, que no puedo evitar comer todo lo que hay en el plato, la corté en pedazos y la fui mezclando.

POSTRES PUBILLANuestra sorpresa -y no precisamente grata- llegó justo cuando esperábamos el postre. La camarera, sin ningún tipo de reparo, nos informó de que, una vez terminado el plato dulce, deberíamos dejar la mesa porque había gente esperando. Sin preguntar si deseábamos tomar café y sin dejarnos saborear tranquilamente nuestro plátano caramelizado. Sin pedir explicaciones, comimos el postre y nos fuimos a otro establecimiento, con la sensación que nos estaban echando sin dejarnos acabar de comer. ¿Por qué esta práctica se está convirtiendo en habitual en los restaurantes de Barcelona? Es una vergüenza que pagues por un servicio al que debes renunciar en su parte final. Una auténtica pena, pues el menú de La Pubilla merece realmente la visita. Habrá que reivindicarles el “derecho al cortado y sobremesa”.

 

Advertisements

Etiquetes: , , , ,

2 responses to “Menú de mediodía en La Pubilla… nada de “clinck!””

  1. octubre1974 says :

    Vaya! Cómo acabar de muy malas formas, algo que iba tan bien!

    La menestra tiene una pinta fantástica, y el arroz hummmmmmmm!

    A mi marido y a mi en un restaurante,nos echaron de una manera nada sutil…no habíamos terminado el postre y comenzaron a barrer el local, se ve que tenían prisa y así nos echaban seguro. Y no es que fuera tardísimo, sólo que éramos los únicos comensales.

  2. MIRCLOTET says :

    Siempre hay tanta gente que es casi imposible coger sitio. Las pocas veces que he ido siempre a hacer un “esmorzar de forquilla” me parecen geniales y buenísimos, el precio más elevado que un menú, es evidente.
    El tema de la prisa…da un poco de pereza, porque para mi acabar con un café es casi sagrado

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: