CHIVUO’S. El bocata hipster

Chivuo’s. Torrent de l’Olla, 175. Barcelona. Precio: 15€ por persona.

La palabra “chivuo” se usa en Venezuela para decir “barbudo”, una cualidad que se está extendiendo como una plaga en Barcelona, símbolo del hipsterismo dominante. ¿Cansino? Un poco, sí. Pero en esta ocasión claudicamos ante la moda a cambio de unos buenos bocatas. Dicen los chicos del Chivuo’s, Juan y Ale, que quieren ser un homenaje a los héroes de la clase trabajadora y a la comida de calle. Lo consiguen, por su calidad y por sus precios.

La oferta se reduce a cinco bocadillos y un montón de cervezas artesanas, de barril y de botella, que van cambiando. En nuestra primera incursión probamos el PULLED PORK, cerdo cocido a baja temperatura con salsa barbacoa de la casa y ensalada de col agridulce. Muy bueno. Aunque mejor todavía el PHILLI CHEESE STEAK, lonchas de ternera salteadas con cebolla y módena, provolone fundido y allioli de hierbas. Jugosísismo. De esos bocatas que merecen pringarse las manos a muerte y chuparse los dedos después. Todos ellos se sirven acompañados de patatas, que con un suplemento de 0,90€ nos llegan a la mesa acompañadas de queso cheddar fundido y bacon crujiente. Nada mal. Y atención porque el pan lo hacen ellos mismos. ¡Bravo!

002

 

005

Me sorprendieron los postres por tres cosas: la presentación, lo ricos que estaban, y el precio (2€, impensable en esta Barcelona donde la ración de tarta o similar se cotiza a mínimos de 5). Los chicos han tenido la buena idea de ofrecer los dulces en tarros de cristal pequeños, cerrados con tapa de rosca. Tres dulces diferentes en carta: Tarta de la abuela con galleta y chocolate, Cheesecake y Crumble de manzana. Probamos los dos últimos. ¡Buenísimos! Me planteo acercarme otro día a merendar un café con uno de estos botecitos entrañables.

IMG_4819

IMG_4816

Para beber, un montón de cervezas. Yo quería una sin alcohol (es lo que tiene esto de amamantar) y no tenían (error, podrían buscarse un poquito la vida para encontrar opciones no alcohólicas cerveceras interesantes, cada vez hay más), así que me incliné por una de las más suaves, una rubia alemana muy fresca. Todas las birras se sirven en tarros de cristal, como los de los postres. Me dicen en Twitter que es una moda importada de la costa oeste de Estados Unidos. Ni idea de estas moderneces, la verdad. Pero ¡qué incómodo es beber en estos cachivaches!

001

En la hora y media que duró nuestra visita el local fue llenándose poco a poco hasta resultar incluso un poco agobiante. Poco espacio, pero muy bien aprovechado, con mesas de madera que se pueden compartir y un rincón convertido en sofá. La madera, la iluminación tenue (de ahí la mala calidad de las fotos) y los tiradores de cerveza crean un ambiente cálido, bonito, familiar y un poco nórdico. Y la cuenta no asusta, por 15€ cenamos de lujo.

Repetimos al cabo de unos días. Probé la HAMBURGUESA, buena aunque no de las mejores de Barcelona, y el de MELT TUNA, un bocado aceptable gracias al queso cheddar fundido que acompaña la ensalada de atún y la mayonesa. Nos decepcionó el GRILL CHICKEN SANDWICH, un tanto seco, falto del allioli de aguacate que se anuncia en la lista de sus ingredientes.

¡Viva el hipsterismo, aunque nos pese!

 

 

 

 

Anuncis

Etiquetes: , , , , ,

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: